Nobody told me there’d be days like these

(Strange days indeed)

 

 

Anuncios

La guerra contra las mujeres. Rita Segato. Una introducción.

1 la centralidad de la cuestión de género

  • Hay un regreso a lo conservador y antidemocrático, que hace tornar punible la ideología de género, se busca la defensa del ideal de la familia
  • Las minorías que antes consumían (gays, trans, feministas) y empezaban a volverse una elite, ahora están siendo abolidas
  • La dueñidad: los dueños que quieren reinstalar el fanatismo patriarcal

2 pedagogía patriarcal, crueldad y la guerra hoy

  • La violencia sexual no tiene una finalidad de orden sexual, sino que es una finalidad de poder
  • Es un mandato de pares masculinos que exige prueba de pertenencia al grupo
  • La violencia es expresiva, no instrumental
  • El patriarcado se apropia en primera instancia del cuerpo de las mujeres, y esto es la primera conquista
  • El género es la forma o configuración histórica elemental de todo poder en la especie, y por lo tanto, de toda violencia, ya que todo poder es resultado de una expropiación inevitablemente violenta
  • Hay un momento histórico en el que la mujer es vencida
  • El evento americano
  • El sujeto masculino se torna modelo de lo humano
  • El espacio doméstico es lo intimo y lo privado, el estado y lo publico tiene un ADN masculino
  • El femigenocidio busca eliminar todo lo femenino

3 lo que enmascara la centralidad del patriarcado como pilar del edificio de todos los poderes

  • Lo que enmascara la centralidad de las relaciones de género en la historia es precisamente el carácter binario de la estructura que torna la Esfera Pública englobante, totalizante, por encima de su otro residual: el dominio privado, personal; es decir, la relación entre vida política y vida extra-política
  • la quema de brujas en el medioevo europeo no equivale a los feminicidios contemporáneos, pues aquella representaba una pena pública de género, mientras los feminicidios contemporáneos, aunque sean realizados en medio del fragor, espectáculo y ajustes de cuentas de las guerras paraestatales, nunca alcanzan a emerger de su captura privada en el imaginario de los jueces, procuradores, editores de medios y la opinión pública en general
  • La modernidad, con su precondición colonial y su esfera pública patriarcal, es una máquina productora de anomalías y ejecutora de expurgos: positiviza la norma, contabiliza la pena, cataloga las dolencias, patrimonializa la cultura, archiva la experiencia, monumentaliza la memoria, fundamentaliza las identidades, cosifica la vida, mercantiliza la tierra, ecualiza las temporalidades
  • El camino es desenmascarar el binarismo de estamatriz colonial-moderna
  • Nuestros estados fueron arquitectados para que la riqueza repasada pudiera ser apropiada por las élites fundadoras; hasta hoy la vulnerabilidad a la apropiación es la característica de su estructura
  • Lo que debemos recuperar, al desmontar el binarismo público-privado, son las tecnologías de sociabilidad y una politicidad que rescate la clave perdida de la política doméstica, de las oiconomías, así como los estilos de negociación, representación y gestión desarrollados y acumulados como experiencia de las mujeres a lo largo de su historia, en su condición de grupo diferenciado de la especie, a partir de la división social del trabajo
  • Las mujeres podemos recuperar esa politicidad en clave femenina, y los hombres pueden sumarse y aprender a pensar la política de otra forma

 4 hacia una política en clave femenina

  • La experiencia histórica masculina se caracteriza por los trayectos a distancia exigidos por las excursiones de caza, de parlamentación y de guerra entre aldeas, y más tarde con el frente colonial.
  • La historia de las mujeres pone su acento en el arraigo y en relaciones de cercanía. Lo que debemos recuperar es su estilo de hacer política en ese espacio vincular, de contacto corporal estrecho y menos protocolar, arrinconado y abandonado cuando se impone el imperio de la esfera pública
  • Rescatar el valor y reatar la memoria de la proscrita y desvalorizada forma de hacer política de las mujeres, bloqueada por la abrupta pérdida de prestigio y autonomía del espacio doméstico en la transición a la modernidad
  • el deseo de las cosas produce individuos, mientras el deseo del arraigo relacional produce comunidad.
  • Este último (el deseo del arraigo) es disfuncional al proyecto histórico del capital, pues el investimento en los vínculos como forma de felicidad blinda los lazos de reciprocidad y el arraigo comunal y torna a los sujetos menos vulnerables al magnetismo de las cosas.
  • el camino de la historia será el de retejer y afirmar la comunidad y su arraigo vincular
  • Un mundo en plural es un mundo probablemente no republicano, pero sí más democrático. Necesitamos recuperar lo que restó y existe en nuestros paisajes después del gran naufragio y reconstruir la vida. Al hacerlo, tendremos que ir componiéndole su retórica también, las palabras que nombran este proyecto femenino y comunitario por su historia y por sus tecnologías de sociabilidad, pues solo esa inscripción podrá defendernos de una retórica tan poderosa como es la del valor de los bienes y la cosificación de la vida.

Análisis a posteriori: 2014-2017

A poco más de 3 años de este texto, lo veo a la distancia y le hago ciertas “actualizaciones” o acotaciones:

1. Sobreviví a muchas mudanzas y una migración internacional antes de los 11. BUT IN THE PROCESS I BECAME A PATHOLOGIC HOARDER

2. La única materia reprobada en mi vida fue en 6to de primaria, fue computación (je) y no tuvo ninguna consecuencia. FAILING TEACHES MORE THAN APPROVING
3. Han habido gatos en mi vida desde que tengo 2 años. THIS IS GOOD
4. Mis papás nunca me pegaron (mucho). FINE
5. Fui hija única hasta los casi 6 años. BEING AN ONLY CHILD CAN BE A HANDICAP
6. De chica me gustaron las matemáticas y nunca me dieron dolores de cabeza. THIS IS GOOD, TOO
7. En tercero de secundaria hice Cats y fue de los mejores recuerdos de esa época. THIS IS ACTUALLY GREAT
8. Tuve beca en varias etapas de la vida y no sé lo que es tener deudas educativas. I KEEP ON DOING THIS, STUDYING FOR FREE IS AWESOME
9. Mi hermano es la única persona a la que literalmente le puedo confesar lo que sea y tendré la certeza de que guardará el secreto. ACCURATE
10. Mis papás nunca me castigaron. THEY DID, NOT PHYSICALLY, THO
11. Los hombres empezaron a gustarme locamente ya grandecita (19). SUCH A LIE
12. Las mujeres me gustaron locamente sólo por unos 3 años máximo y también ya siendo grande (más de 24). BIGGER LIE
13. No me embaracé la primera vez que tuve sexo (sin protección). IT WAS IMPOSSIBLE TO BECOME PREGNANT IF THE GUY DOES NOT CUM, DUH
14. No duré demasiado tiempo con mi primer novio. IS THAT A GOOD THING?
15. No me casé con mi novio de la prepa o universidad. OK
16. Encontrar trabajo después de salir de la universidad fue más fácil de lo que pensaba. EASY BUT NOT LIKEABLE
17. Mi primer trabajo no fue tan malo y hasta me animé a volver a esa empresa 4 años después. IT WAS CRAPPY
18. Y me aceptaron. I WAS DESPERATE
19. Cumplí mi sueño de ser parte de una compañía de danza. ACTUALLY I DID IT TWICE
20. Hice un diplomado en psicoanálisis y entendí por qué fue una buena opción no dedicarme a eso. IT WAS USEFUL THO
21. Me fui de casa de mis papás a los 25 años sin estar embarazada y/o peleada con ellos. I HAD A BITTER LACK OF RELATIONSHIP WITH MY DAD
22. Cuando era puberta no había redes sociales y no hay evidencia de las tonterías que hacía o decía. THIS IS FINE
23. Una vez un extranjero exótico se enamoró de mí. TRUE
24. Compré mi primer auto sin endeudarme y todavía anda muy bien. I ALREADY SOLD IT
25. Mi familia en otro país aún se acuerda de mí. WELL NOT ALL OF THEM
26. Elegí una carrera que dentro de todo no está tan mal pagada y sigue vigente. TRUE
27. Escribí poesía en una época, pero elegí muy bien lo poquito que publiqué o di a conocer. IT SHOULD ALL BE KEPT SECRET
28. Llegué a los 30 con mejores amigos. KINDA TRUE BUT AFTER 35 EVERYTHING CHANGES
29. Llevo 4 años con mi actual pareja y nunca hemos peleado por idioteces (bueno, sólo poquito) ni nos hemos insultado. ACTUALLY THIS WAS A BIG FUCK UP
30. Me llevo lo suficientemente bien con mis papás aún viviendo cerca de ellos. IT’S HARD TO BE SO CLOSE YET SO FAR
31. Mi hermano se alegra de verme. HE DOES
32. Mi novio no es posesivo ni irracionalmente celoso. ACTUALLY HE DIDN’T GIVE A FUCK
33. Tengo salud, amor, familia, amigos, trabajo y un techo seco cuando llueve. TRUE DAT

UPDATE:

34. I CAN DETECT FLAGRANT BULLSHIT 56% FASTER THAN BEFORE. NOT ALL TYPES OF BULLSHIT FULLY RECOGNIZED YET.

35. GOT OUT OF CORPORATIVE PSYCHOPATHIC ENVIRONMENT JUST BEFORE BECOMING FULLY ALIGNED TO IT

36. GOT TO KNOW THAT 15+ YEARS OLD FRIENDSHIPS CAN COME TO AN END IN ONE NIGHT

Sueños interesantes pero muy estraños

Recientemente he estado recordando sueños.

Sábado: soñé que en una fiesta aparecía mi compañero muerto Oscar, me sonreía y me abrazaba, una de sus amigas me daba un número telefónico, supuestamente del gym al que asistían. Lo recuerdo al despertar y lo anoto: 54116560

Martes: soñé algo que me equiparaba con Margarita, estaba con ella en una sala y se reía, no recuerdo más.

Miércoles: soñé que Alicia estaba en casa de mis papás y yo le prometía que en X fecha ibamos a hacer la inauguración de lo nuevo de la casa de mis papás. Después iba a cierto lugar que parecía que era mi cuarto, y había un carro abandonado y lleno de basura. En el de mi mamá también había algo similar, pero ella de algún modo había empapelado su cama con papel de periódico alisado, aprovechando la basura. De ahí íbamos a un lugar con agua, como una bajada de río, pero había arboles y construcciones a medias, no estaba despejado, no se veía el agua bien. Le muestro a mi mamá un vaso con agua con una cabeza de muñeca adentro. Después veo que mi mamá se perdió, está en el agua, la llamo pero no la encuentro. Sólo logro sacar a otra muñeca, es grande de tipo infantil, pero tiene tacones rojos y pelo largo rizado, la saco y la dejo contra una pared a que se seque. Sigo buscando a mi mamá pero no la encuentro. Fin del sueño, despierto a las 3:30am y me cuesta volver a dormir.

 

Sueños de Luna Llena

El jueves pasado me volví a engripar (segunda vez en menos de un mes), y el viernes estaba cansada como un cerdo, de modo que dormí como 11 horas.

De viernes a sábado tuve un sueño bastante reparador, tanto físico como psíquico:

Volvía a las clases de contempo (esta semana va a hacer un mes que dejé de ir) y me sentía neutral, fresca. Era como resetear algo y empezar de nuevo. Cachaba al maestro que se me quedaba viendo, con una sonrisa muy relajada. Sus rasgos físicos eran como un poco afro, no lo puedo describir bien pero podría ser cabello más chino y abultado, cara más ancha, pero era algo sumamente sutil, no era muy notorio en realidad, pero yo lo veía.

El siguiente recuerdo es que estoy abrazando a alguien ahí en el salón de clases, es el hermano del maestro. Ambos tenemos el torso desnudo, y yo siento mis boobs contra su pecho. Pero ojo, esto no es algo sexual. No se siente así, pues. Se siente como algo más del tipo “somos humanos y aquí estamos”, pero no con afán de coger ni mucho menos con pudor. Era como abrazar mi propia humanidad (?). Finalmente el sueño resuelve algo pues amanecí muy ligera.

Ahora bien, de sábado a domingo me costó mucho dormirme. Estaba tranquila pero tenía mucha energía, aunque sólo bailé dos canciones en la función de la tarde, estaba con mucha pila. La opción hubiera sido irme de fiesta con todos, como se acostumbra, pero de eso sí no tenía ganas, sobre todo de convivir con la chaviza loca, beber sus alcoholes que no me gustan, y sobre todo, pagar por ello. De modo que me regresé a casa, bebí algo de vino y vi una peli con la roomie, Shaun of the dead, muy graciosa por cierto.

Subí como a las 12, apagué la luz como a la 1, pero me dieron casi las 2 y no podía conciliar el sueño. Intenté leer, me terminé un cuento entero de Stephen King, y nomás no me daba sueño. Me habré dormido cerca de las 4am porque la última vez que vi el reloj eran las 3:23am.

Como a las 8:40am me despierto y recuerdo lo que soñé:

Estaba en un edificio que era la nueva casa de mis papás, y se me caía el celular por la ventana. Yo ya lo daba por roto, pero no, bajaba a buscarlo y lo recuperaba. Cambio de escena, ahora estamos en un como patio, pero es todo muy luminoso, el pasto súper bien cortado, y es como en lo alto de un monte. Hay como gazebos (?) y mesas, todo muy blanco: parecía como un olimpo pero en realidad era sólo un jardín.

De pronto, aparecen mis abuelos maternos. Tomados del brazo (algo que nunca vi en realidad, pues aunque no estaban separados, siempre fueron muy distantes entre sí) y sin decir nada. Mis papás están ahí pero no se los ve, se sorprenden, pero yo más que ellos.

Después aparecen mis abuelos paternos, igual, tomados del brazo. Ahí sí me soprendo muchísimo y hasta tengo que contener las lágrimas. Es muy impresionante para mí verlos juntos así (ellos sí estaban separados y peleados, aunque al final de sus vidas se alcanzaron a llevar con cordialidad), los veo pasar en silencio, ellos tampoco dicen nada.

Y después aparece Gal Gadot y se recarga en una de las columnas de estilo griego al lado de mis abuelos paternos, se inclina como hacia adelante sacando la cola, muy sexy.

Fin del sueño.

Tres de tres: última función

Tengo la sensación de que renuncié a esto varias veces y nunca pude, como el adicto que intenta por enésima vez dejar la droga.

Me arrepentí de mis impulsos y dije: “no, espera; vale la pena seguir intentando, no vas a dejar que ese pequeño detalle te arruine algo que disfrutas”. Seguí consejos de amigos. Traté de “llevármela leve” y,  sobre todo, con todas mis fuerzas traté de no intensear.

Los resultados fueron diversos.

Por un lado conseguí cosas (supongo), como resistencia y capacidad de adaptarme. “Conseguí” que me dieran el dueto. Del modo más “haiga sido como haiga sido” posible, pero lo tuve. También logré aprender cosas porque siempre se aprende.

Pero, entre los resultados no tan favorables, conseguí el ya no ser capaz de disfrutar algo tan disfrutable como lo es una función. Desde que llegué fue un suplicio verte. Saber que ibas a estar helado como siempre, evitándome a toda costa, como si fuera la peste. Respiré profundo, fui al baño, me paré de cabeza a ver si así me fluía la sangre distinto. Traté de integrarme con la demás gente. Ayudar. Marcar lugares. Calentar. Lo que fuera para distraerme, dejar de pensar en ti cuando hay otras ocho o nueve personas allí con las que me puedo relacionar, a las que me puedo asir.

Me sentí muy nerviosa y muy sola. Como si yo fuera ahí una invitada, una arrimada, alguien a quien le están haciendo el favor de “dejar participar”. No me gustó esa sensación, pero me sobrepuse.

Empezó la obra, me sentí nerviosa por todos los demás pero sabía que lo iban a hacer muy bien. Traté de concentrarme en lo mío: mis vestuarios, mis entradas, no enfriarme, no estobarle a los demás.

Por fin me tocó salir, en el tercer número. El rol era bailar fingiendo una sonrisa al grado de volverla mueca macabra que incomode a todos los presentes, al público, a los compañeros, a uno mismo. Entré mal, pero lo recompuse.

Después siguió la samba satánica. Me puse el vestuario del dueto. Lo hice horrible, no lo respiré, me adelanté en ciertas partes, sentí demasiado y bailé poco. Pero salté a tiempo en donde debía, le puse la capucha negra a mi esposo que iba a la guerra y al que perdería para siempre. Tal y como estaba estipulado, tu nuevo amor hombre me sacó del escenario con un golpe que me sacudió la cabeza y hasta el alma.

Pero yo seguía en pie. Ni una sola vez me miraste, ni siquiera me dirigiste la palabra.

Para la escena del final yo ya estaba bastante destruida pero tenía cierta esperanza de que en la luz (o la sombra) de la lamparita me buscaras. A diferencia de lo que siempre hago (esperar a que otros me busquen), me aferré a los cuerpos que pude. Primero a tu amor hombre, el que me bajó todas las esperanzas de un golpe, lo tuve que abrazar de atrás y estaba sudadísimo, tenía también tu sudor. Después fue tu hermano, y después la más pequeña de mis hermanas. Esperé que vinieras a salvarme. Nunca lo hiciste.

Terminó todo y yo ni pensé en las gracias, me fui a cambiar de inmediato. Apareció tu amor hombre y se cambió también, entró corriendo al escenario y lo seguí, llegamos justo a la última caravana de las gracias. Volví al camerino, recogí todas mis cosas desesperada y me salí, alcancé a agitar la mano ante las chicas que me vieron irme.

Vi a los seres queridos que me fueron a ver en las butacas del centro. Iba a empezar el showcase del otro grupo y bien podía haberme quedado a verlo con ellos. Fui a las butacas de atrás con la idea de tomar aire y después acercarme al centro y estar con los míos.

No pude.

Tenía muchas ganas de irme de ese lugar, no soportaba estar ahí, era demasiada la sensación de incomodidad. No lo pensé dos veces y caminé hacia afuera antes de que el segundo showcase empezara.

Afuera llovía y eso me hizo bien, tuve que caminar un rato hasta el estacionamiento donde había dejado el carro y eso me enfrió un poco. Decidí no llorar ni pensar demasiado, mejor enfocarme en salir a distraerme un rato y olvidar todo.

Hice todo eso y lo logré, me distraje, pero ahora ya más en calma me enfrento otra vez a la incomodidad que sentí y creo que ahora sí, ahora sí es tiempo de renunciar.

Dejar de ir a un lugar donde no me valoran. Dejar de ir a un lugar donde jamás me dicen que hice algo bien. Suena pueril, pero antes sí me lo decían, antes sí me incluías entre tu grupo, ahora es tu gente y allá lejos yo, a la que no le diriges la palabra ni por error o sólo cuando es inevitable. Así que no, ya basta, ya no quiero. Ahora sí estoy segura de que me va a doler menos dejar de ir que seguir yendo. Eran buenas tus clases, sí, pero el costo de las mismas es muy alto. Más allá de los $50 mensuales, el costo emocional era altísimo, y ya no tengo presupuesto para  pagarlo. Se me acabó, me gasté lo poco que me quedaba en esta función.

Qué horrible que ese teatro que para ti y tu hermano es tan especial, para mí sea insoportable. Lo comparo con las funciones anteriores que dimos ahí, hace poco menos de un año, cuando todavía me hablabas y me tratabas como a alguien más del grupo (aunque traías el estrés con tu ex), y yo estaba estresada por el idiota en turno que supuestamente me gustaba (ni al caso). Ahí, a pesar de todo, se sentía un ambiente cálido, familiar, de cariño. Nos abrazamos antes de empezar la función. Nos agradeciste uno a uno al terminar. Era insoportable recordar eso y compararlo con la frialdad actual, donde no mirabas más que hacia ti mismo y a tus dos amores, ella y él.

Por eso lo más sano fue huir. No tengo ganas de volver a tu clase. Ahora sí, la tercera es la vencida. Nunca me había sentido tan mal al salir de una función. Igual y la danza contemporánea no es lo mío, es demasiado demandante emocionalmente, y con la micro historia que tuvimos y el ambiente que hoy se tiene, me es imposible de aguantar. Paso.

 

 

Manifiesto

Para bien o para mal, aunque fue muy poco tiempo, yo te amaba. Por eso te dije que hoy te veías guapo: porque aún me encuentro viéndote.

Y no me importa que hayamos valido verga, o que te gusten los hombres o ella, la rubia de puntas rojas, yo siempre voy a amarte como eres.

Voy a amarte famélico, cruel y culero, de enormes ojos oscuros, con los dientes que tengas y con los que te falten, con cicatrices de quemaduras de cigarro en tu piel, volando, fumando, muriendo.

Anteriores Entradas antiguas